El nombre de los coches

Muchos de nosotros, en mayor o menor medida, recordamos el nombre de los coches, que hemos visto por la calle o en anuncios. Esto es debido a que en la mayoría de los casos detrás hay una gran cantidad de horas de trabajo del personal de marketing. Como todo producto, ha de llamarse de una forma que sea fácilmente  recordable, que se pueda pronunciar sin dificultad (en la mayor cantidad posible de idiomas), que nos inspire sensaciones asociadas al producto, etc.

Las ramas del marketing son muchas.

Las ramas del marketing son muchas.

Sin embargo no todas las marcas optan por darle un nombre a sus modelos, si no que eligen combinaciones numéricas o alfanuméricas para los mismos. Este sería el caso de Mercedes con sus clases A, B, C…, que nos indican el tamaño del coche, seguido de un número que hace referencia a su motor. O el caso de BMW con sus series 1, 2, 3…., AUDI con sus modelos A1, A2, A3,… Etc.

Mercedes clase C, Audi A1, BMW serie 3 y Audi A7.

Mercedes clase C, Audi A1, BMW serie 3 y Audi A7.

Otras veces las marcas eligen nombres evocadores que nos llevan a recordar deportes, ciudades, situaciones, etc. Aquí se situarían nombres como Volkswagen Golf, Seat Ibiza, Land Rover Freelander, Alfa Romeo Giulietta, Citroen Picasso o Ford Fiesta entre otros.

Seat Ibiza, Volkswagen Golf, Alfa Romeo Giulietta, Ford Fiesta.

Seat Ibiza, Volkswagen Golf, Alfa Romeo Giulietta, Ford Fiesta.

Pero no siempre todos los nombres son los acertados, y a veces lo que en un idioma puede sonar muy bien, en otro puede que no resultar así. En estos casos las marcas suelen optar por cambiar los nombres en determinados idiomas en los que el nombre de un modelo podría parecer ofensivo o malsonante. Dentro de esta categoría podríamos citar al Nissan Moco, Mazda Laputa, Mitsubishi Pajero, Kia Borrego, que podrían servir de ejemplo. De éstos, el único que llego a ver la luz en España pero con otro nombre fue el Mitsubishi que aquí pasó a denominarse Montero.

Nissan Moco, Mitsubishi Pajero, Mazda Laputa y Kia Borrego.

Nissan Moco, Mitsubishi Pajero, Mazda Laputa y Kia Borrego.

Aun así, hay marcas que deciden conservar sus criterios de nomenclatura a pesar de poder ser “interpretados” de manera alternativa. Aquí podríamos hablar del Audi Q3 o el Lamborghini Reventón. 

Los comentarios estan cerrados.